Desarrollo y validación de un vídeo.

Blog

HogarHogar / Blog / Desarrollo y validación de un vídeo.

Nov 05, 2023

Desarrollo y validación de un vídeo.

BMC Gastroenterology volumen 23, Número de artículo: 120 (2023) Citar este artículo 807 Accesos Detalles de métricas La biopsia hepática percutánea es la técnica estándar de oro para establecer la causa de

BMC Gastroenterology volumen 23, número de artículo: 120 (2023) Citar este artículo

807 Accesos

Detalles de métricas

La biopsia hepática percutánea es la técnica de referencia para establecer la causa de la cirrosis y evaluar la actividad de la enfermedad hepática. Sin embargo, algunos casos de esteatohepatitis u otras enfermedades hepáticas crónicas muestran un elevado número de resultados falsos negativos en muestras obtenidas por vía percutánea. Este hecho justifica la realización de una biopsia hepática por vía laparoscópica. Sin embargo, ésta es una técnica costosa, con morbilidades asociadas con neumoperitoneo y complicaciones anestésicas. El principal objetivo de este estudio es desarrollar una técnica videoasistida que utiliza únicamente un dispositivo mínimamente invasivo para la biopsia hepática y el trocar óptico. Sin trócares adicionales, esta técnica constituye un procedimiento menos invasivo que las técnicas existentes en la práctica clínica.

Se trata de un estudio de desarrollo y validación de dispositivos y se reclutaron pacientes sometidos a cirugía laparoscópica abdominal y que requirieron biopsia hepática por esteatosis moderada a grave. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a dos grupos: técnica de biopsia hepática laparoscópica (n = 10, grupo control) y técnica de biopsia hepática minilaparoscópica (n = 8, grupo experimental). Los tiempos asociados a la realización del procedimiento en ambos grupos se evaluaron mediante las pruebas de Mann-Whitney o Kruskal-Wallis según la distribución de los datos.

Al inicio del estudio, no hubo diferencias estadísticas con respecto al género y el tipo de cirugía. El grupo experimental tuvo un tiempo significativamente menor en comparación con el grupo que se sometió al procedimiento tradicional en tiempo medio de procedimiento (p = 0,003), tiempo de biopsia (p = 0,002) y tiempo de hemostasia (p = 0,003).

El dispositivo y la técnica de biopsia minilaparoscópica demostraron ser capaces de obtener suficientes muestras de tejido de forma segura, mínimamente invasiva y en menor tiempo que la técnica clásica.

Informes de revisión por pares

La enfermedad hepática es uno de los problemas de salud más importantes en los Estados Unidos. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la cirrosis y otras enfermedades hepáticas crónicas se consideran la duodécima causa de muerte en los Estados Unidos y son responsables de más de 60.000 muertes al año [1, 2]. Constituyen la sexta causa de muerte entre las edades de 35 y 55 años en personas norteamericanas [3,4,5]. Cada año, aproximadamente 30.000 nuevos pacientes son diagnosticados con cirrosis en centros de salud terciarios. Sin embargo, sólo del 10 al 15% corresponden a cirrosis alcohólica [2, 6].

El parénquima hepático está organizado en unidades funcionales microscópicas llamadas lóbulos. Un lóbulo hepático se describe como una unidad poliédrica funcional, en la que cada ángulo alberga la llamada tríada portal (la rama de la arteria hepática, la rama de la vena porta hepática y los conductos biliares [4, 5]. Cada lóbulo alberga una unidad hepática central vénula y todo el espacio entre esta vena central y la tríada porta se llena con la célula basal del parénquima hepático, es decir, el hepatocito [4, 5]. Debido a estas características anatómicas e histológicas, hasta mediados del siglo XIX, cualquier procedimiento involucrar el hígado se consideraba peligroso y muchas veces imposible. Durante décadas, todas las técnicas quirúrgicas se consideraban inciertas y riesgosas [4], se observó que por pequeña que fuera el área resecada, había drenaje de sangre y bilis de la superficie quirúrgica expuesta.

Debido a este riesgo durante las resecciones y con el objetivo de una mayor precisión diagnóstica, las biopsias hepáticas comenzaron a utilizarse para el diagnóstico y seguimiento de enfermedades hepáticas. En 1958, Menghini planificó y publicó un método innovador, denominado “Biopsia hepática con aguja de un segundo”, cuya realización consiste en perforar el parénquima hepático con una aguja de biopsia a través de un acceso transcostal con el paciente en posición horizontal. posición de decúbito dorsal [7]. En los años siguientes, esta técnica fue mejorada y modificada debido a la introducción de mejores dispositivos de biopsia con aguja [8].

Aunque la biopsia es una opción más favorable para el diagnóstico y seguimiento de pacientes con enfermedad hepática, los pacientes que necesitan una biopsia hepática muy a menudo tienen daño en la función hepática y un estado de coagulación anormal [9]. Y eso se considera una razón potencial que conduce a una hemorragia importante [10]. La biopsia hepática percutánea (BPL) no debe realizarse cuando el paciente no coopera, en casos de coagulopatía, en presencia de ascitis y en pacientes con obesidad mórbida. En estas situaciones, se debe obtener una muestra de tejido hepático por otro abordaje, ya que estos pacientes tienen alto riesgo de sangrado posbiopsia y, por lo tanto, la biopsia hepática mediante técnica laparoscópica o videoasistida es el procedimiento elegido. La biopsia laparoscópica permite una adecuada evaluación del tejido bajo visión directa, con control directo e inmediato del sangrado [11]. La necesidad de ser realizada por un equipo capacitado y bajo anestesia general ha limitado su uso durante varias décadas [12].

Sin embargo, este procedimiento no está exento de complicaciones, siendo las principales el traumatismo intraperitoneal o de la pared abdominal y el sangrado [11, 12]. Así, para evaluar el uso de un dispositivo mínimamente invasivo para realizar biopsias en estas situaciones, nos propusimos desarrollar un nuevo método que permita la punción hepática videoasistida para biopsia, que constituye una técnica menos invasiva que las existentes en la práctica clínica.

Se llevó a cabo un estudio de desarrollo y validación de dispositivos de biopsia en dos grandes hospitales quirúrgicos terciarios de la ciudad de Fortaleza, estado de Ceará, Brasil.

Basado en el estudio de Eisemberg et al. (2003), que observaron que el 83% de los pacientes presentaban síntomas dolorosos tras las biopsias hepáticas a los 30 min del procedimiento quirúrgico versus el 39% a las 24 h [13], estimamos que era necesario evaluar un total de 24 pacientes, divididos equitativamente en los dos grupos, con el objetivo de obtener una muestra que tuviera 80% de potencia y 95% de confianza (método de Fleiss con corrección de continuidad) y fuera una muestra representativa de biopsias hepáticas.

Luego se reclutó para participar en el estudio a veinticuatro (24) pacientes que estaban a punto de someterse a una cirugía laparoscópica abdominal y que tenían un hallazgo ecográfico de esteatosis hepática de moderada a grave. Estos pacientes tuvieron acceso a hospitales pertenecientes al ámbito de la investigación.

Criterios de inclusión

Pacientes con esteatosis hepática de moderada a grave, sometidos a cirugía laparoscópica abdominal por otra enfermedad de base;

Pacientes que necesitaron una biopsia hepática para confirmación etiológica o estadificación de la actividad de la enfermedad.

Criterio de exclusión

Negativa a participar en el estudio.

••Pacientes diagnosticados de carcinoma hepatocelular (CHC).

Los siguientes factores de riesgo:

Pacientes con INR > 1,8 y/o plaquetas < 70.000/mm.3

Pacientes con coagulopatía

El dispositivo diseñado para la investigación consta de un eje de aguja recubierto por material aislante (plástico, silicona o poliuretano). No fue necesaria la fabricación del dispositivo, pues ya se dispone de un producto de estas características en la práctica clínica de los servicios de salud. Sólo fue adaptado para el propósito propuesto en el estudio.

El catéter con aguja se utilizó por primera vez en 1945 con el objetivo de punción venosa para el tratamiento intravenoso a largo plazo [14, 15]. Se mejoró en 1957 y la aguja se cubrió con una silicona flexible o poliuretano. La aguja se retira en el momento de la inserción del catéter, dejando únicamente el catéter de plástico, siliconado o poliuretano [14]. Éste constituye el dispositivo de punción venosa actualmente conocido. Jelco® o Abocath® se utilizan en todo el mundo para el cateterismo de venas periféricas. Están numerados y clasificados según el calibre de la aguja [15].

Para el estudio se utilizó un Jelco® número 14, cuyo calibre de aproximadamente 01 mm permite el paso de la aguja de biopsia Trucut 16G.

Todos los procedimientos comenzaron con una biopsia hepática y posteriormente se realizó cirugía secuencial. Por tanto, no hubo influencia de la cirugía previamente programada.

Se eligieron doce (12) pacientes para evaluar la función del dispositivo. Durante el procedimiento quirúrgico se puncionó la pared abdominal del hipocondrio derecho en la línea medioclavicular, 1,0 cm por debajo del margen costal derecho, formando un ángulo de 90º con la piel. La punción se realizó con un Jelco® número 14, se retiró su aguja y quedó la silicona para el paso de la aguja de biopsia hepática.

Para realizar el procedimiento se utilizaron dos tipos estándar de agujas de biopsia: la aguja de base permanente, en la que sólo se reemplaza el metal que ingresa al parénquima, reutilizándose el gatillo después de la esterilización (Fig. 1A) y la aguja es completamente desechable, que Está formado por el soporte metálico y el gatillo (Fig. 1B).

Agujas Trucut de 16G. Una aguja de base permanente. B Aguja desechable

Los 24 pacientes incluidos en el estudio fueron asignados aleatoriamente a uno de los siguientes grupos, divididos según la técnica de punción hepática utilizada para la biopsia. Los pacientes de ambos grupos fueron ingresados ​​en el hospital y estuvieron en ayunas durante 8 h. Los métodos preanestésico, intraoperatorio y postanestésico se realizaron según la rutina del anestesiólogo, utilizando procedimientos anestésicos previamente establecidos. El primer procedimiento realizado fue la biopsia hepática y luego se realizó la cirugía basal del paciente.

Como se trata de un estudio abierto, todos los pacientes que aceptaron participar en el estudio conocían la técnica de biopsia utilizada. El método utilizado para la obtención de la muestra de parénquima hepático (ya sea técnica laparoscópica convencional o minilaparoscopia con el dispositivo) se definió mediante aleatorización, utilizando una lista de aleatorización generada por el sitio web http://www.randomization.com el 20 de agosto de 2019. siendo informados los pacientes después de la cirugía. Todos los procedimientos fueron realizados por cirujanos del sistema digestivo que tenían al menos 6 años de formación con experiencia en cirugía hepática y trasplante de hígado.

La técnica quirúrgica consta de (Fig. 2):

Paciente acostado en decúbito dorsal horizontal bajo anestesia general;

Asepsia, antisepsia y aposición de campos quirúrgicos;

Incisión arqueada supraumbilical; diéresis por aviones; apertura de la aponeurosis y paso del trocar de 10 mm, seguido de la creación del neumoperitoneo mediante técnica abierta;

Aposición de trocar óptico de 30° e inventario de cavidades;

Introducción de un trócar de 5 mm en epigastrio, debajo del apéndice xifoides e introducción de un trócar de 5 mm, 1,0 cm debajo del margen costal derecho en la línea medioclavicular (ambos se utilizarán para el movimiento del cirujano);

La biopsia se realizó con tijera laparoscópica (Fig. 3) y se cauteriza la zona expuesta mediante una pinza hemostática monopolar (Hook fórceps);

Revisión de la hemostasia y recuento del material utilizado durante la cirugía.

Sitios de inserción de trocares en la técnica laparoscópica. Etiquetado de subfiguras: A la izquierda el círculo representa el trocar de 10 mm de la óptica y los diamantes representan los trocares de 05 mm; a la derecha, la ubicación equivalente en el acto quirúrgico

Biopsia del parénquima hepático con tijeras mediante técnica laparoscópica.

La técnica quirúrgica consta de (Fig. 4):

Paciente acostado en decúbito dorsal horizontal bajo anestesia general;

Asepsia, antisepsia y aposición de campos quirúrgicos;

Incisión arqueada supraumbilical; diéresis por aviones; apertura de la aponeurosis y paso del trocar de 10 mm, seguido de creación de neumoperitoneo mediante técnica abierta;

Aposición de trocar óptico de 30° e inventario de cavidades;

Inserción del dispositivo en hipocondrio derecho, 1,0 cm por debajo del margen costal derecho, en la línea medioclavicular, formando un ángulo de 90º con la piel;

Se retira la aguja del dispositivo y se mantiene la silicona;

Colocación de la aguja de biopsia amartillada dentro del puntal de silicona del dispositivo, que se dispara para la biopsia (Fig. 5);

Se retira el fragmento de la biopsia y se reintroduce la aguja;

La aguja se mantiene en contacto con el sitio de la biopsia y la cauterización del tejido se realiza tocando la aguja del dispositivo con el bisturí eléctrico monopolar (no hay transmisión a la piel, tejido subcutáneo o músculo, ya que el dispositivo tiene aislamiento eléctrico);

Revisión de la hemostasia y recuento del material utilizado durante la cirugía.

Sitios de inserción de trocares y dispositivos en la técnica de minilaparoscopia. Etiquetado de subfiguras: A la izquierda, esquemáticamente el círculo más grande representa el trocar de 10 mm de la óptica y el círculo más pequeño representa el punto de punción con el dispositivo sugerido. A la derecha, sigue la ubicación equivalente en el acto quirúrgico.

Pasos realizados para obtener la muestra de biopsia del parénquima hepático utilizando una aguja Trucut. A Se retira la aguja del Jelco® y se mantiene la silicona; (B) La aguja Trucut se coloca a través del puntal de silicona; (C) Uso de la aguja Trucut para obtener el material de biopsia; (D) Detalle del fragmento obtenido de 02 cm.

Tiempo total del procedimiento: considerado desde el inicio del neumoperitoneo hasta el final de la cauterización del parénquima hepático biopsiado.

◦ Tiempo medido con cronómetro y contado en minutos.

Tiempo de biopsia hepática con colocación de trócares de 0,5 mm (técnica laparoscópica) + biopsia laparoscópica con tijera: considerado desde la colocación del 1er trócar hasta la retirada de la muestra de biopsia.

◦Tiempo medido con cronómetro y contado en minutos.

Tiempo de la biopsia hepática con colocación del dispositivo (técnica de minilaparoscopia) + aposición de la aguja de biopsia: considerado desde la colocación del dispositivo hasta la extracción de la muestra de biopsia.

◦ Tiempo medido con cronómetro y contado en minutos.

Representatividad de la muestra:

◦ Tamaño de la muestra de biopsia medido en centímetros.

Tiempo de hemostasia: considerado desde la extracción de la muestra de biopsia hasta la cauterización completa del parénquima hepático.

◦ Tiempo medido con cronómetro y contacto en segundos.

Aparición de hemorragia:

◦Medido por el criterio dicotómico (SÍ/NO), teniendo en cuenta la inestabilidad hemodinámica del paciente (taquicardia o hipotensión).

◦ Si es positivo para hemorragia, evaluar la resolución según los criterios dicotómicos (SÍ/NO).

Aparición de fuga de bilis:

◦ Medido por el criterio dicotómico (SÍ/NO), teniendo en cuenta la fuga de bilis de la zona de la biopsia.

◦ Si la fuga de bilis es positiva, valorar la resolución mediante el criterio dicotómico (SÍ/NO).

Calidad de la muestra de biopsia:

◦Evaluado en el examen anatomopatológico según el número de espacios portales individualizados (utilizando el mismo laboratorio).

◦ ≥ 5 espacios portales: muestra satisfactoria.

◦ < 5 espacios portal: muestra insatisfactoria.

Manejo del dispositivo desarrollado: grado de satisfacción del cirujano con la posición y diseño del dispositivo. Los datos se clasificaron según la respuesta mediante la escala Likert [16].

Ergonomía del dispositivo desarrollado: grado de satisfacción del cirujano con el grado de comodidad y seguridad del dispositivo. Los datos se clasificaron según la respuesta mediante la escala Likert.

Accesibilidad que proporciona el dispositivo desarrollado: grado de satisfacción del cirujano respecto al acceso a la cavidad abdominal y la realización de la biopsia. Los datos se clasificaron según la respuesta mediante la escala Likert.

Los datos clínicos se expresaron como frecuencia absoluta y porcentual y se analizaron mediante la prueba exacta de Fisher o la prueba de chi-cuadrado de Pearson. Los tiempos quirúrgicos se expresaron como media y desviación estándar, se sometieron a la prueba de normalidad de Shapiro-Wilk y se analizaron mediante las pruebas de Mann-Whitney o Kruskal-Wallis. Los análisis se realizaron mediante el software SPSS versión 20.0 para Windows, adoptando un nivel de confianza del 95%.

Todos los pacientes que aceptaron participar en el estudio firmaron el Formulario de Consentimiento Libre e Informado y fueron previamente informados sobre las condiciones y objetivos del estudio. Todos ellos fueron libres de retirarse del estudio en cualquier momento, sin que ello suponga ningún tipo de daño para su integridad física o emocional. La Comisión Nacional de Ética en Investigación de Brasil (CONEPE), de acuerdo con las atribuciones definidas en la Resolución CNS número 466 de 2012 y la Norma Operativa CNS número 001 de 2013, aprobó el proyecto de investigación bajo el dictamen número 3.515.278 y CAAE—01152918.9.0000.5049. Se registró con el número de prueba RBR-4n6rqyj el 02/02/2023.

La mayoría de los pacientes eran mujeres, mayores de 45 años, previamente sometidos a videocolecistectomía y con indicación de biopsia hepática por esteatosis hepática severa. No hubo diferencias significativas con respecto a la distribución por género (p = 0,092), edad (p = 1.000) y tipo de cirugía (p = 0,104) entre los grupos de estudio. Hubo mayor prevalencia de pacientes con indicación de biopsia por esteatosis hepática moderada en el grupo experimental en comparación con el grupo control, que tuvo mayor prevalencia de biopsias por enfermedad hepática por dilucidar (p = 0,019) (Tabla 1).

Sólo un paciente presentó INR entre 1,3-1,7, ascitis o hipertensión portal (n = 1,5,6%). Se observó obesidad en cuatro pacientes (n = 4, 22,2%) y hígado con bordes romos en 14 (n = 14, 77,8%). La evaluación macroscópica de la esteatosis intraoperatoria en la mayoría de los pacientes fue grave (n = 9, 50,0%) y no se observó fuga de bilis (n = 0,0%); un paciente en el grupo de control desarrolló hemorragia intraoperatoria controlable (n = 1, 5,6%). Ninguna de estas características difirió significativamente entre los grupos y la calidad de la muestra de biopsia fue adecuada en todas las muestras de ambos grupos (100,0%) (Tabla 2).

La duración de la estancia hospitalaria en el grupo control fue de 2,8 ± 1,7 días y de 2,4 ± 0,5 días en el grupo experimental, sin diferencias significativas entre los grupos (p = 0,762). El tiempo medio del procedimiento en el grupo experimental (3,2 ± 1,0 min) fue significativamente menor que el del grupo control (4,7 ± 0,8 min; p = 0,003), así como el tiempo de la biopsia (0,8 ± 0,4 min versus 1,4 ± 0,2 min, respectivamente (p = 0,002) (fig. 6).

Tiempo medio del procedimiento y de la biopsia en pacientes sometidos a biopsia hepática mediante laparoscopia (grupo control) y minilaparoscopia (grupo experimental). *p < 0,05, prueba de Mann-Whitney (media ± DE)

El tiempo de hemostasia en el grupo experimental también fue significativamente más corto que en el grupo control (18,6 ± 2,5 s versus 27,9 ± 8,5 s) (p = 0,003; Fig. 7).

Tiempo medio de hemostasia en pacientes sometidos a biopsia hepática mediante laparoscopia (grupo control) y minilaparoscopia (grupo experimental). *p < 0,05, prueba de Mann-Whitney (media ± DE)

El análisis por intención de tratar mostró que aunque el grupo experimental tuvo una mayor prevalencia de indicación de biopsia por esteatosis hepática, este factor no interfirió con los resultados y el grupo de prueba tuvo un tiempo medio de procedimiento más corto (p = 0,011). , tiempo medio de biopsia (p = 0,005) y tiempo de hemostasia (p = 0,006) que el grupo de control, aunque el motivo de la biopsia se debe a esteatosis o cirrosis/enfermedad hepática por dilucidar. Estos dos subgrupos no difirieron significativamente (Tabla 3).

Los tres cirujanos del tracto digestivo que propusieron utilizar el dispositivo respondieron las tres preguntas del cuestionario al final del procedimiento. Utilizando la escala Likert, asignaron puntuaciones del 1 al 5 que equivalían de insuficiente a excelente, respectivamente. Todos ellos otorgaron la máxima puntuación a los ocho procedimientos quirúrgicos del grupo experimental.

No hubo accidentes ni complicaciones en ninguno de los grupos, pero un paciente en el grupo de control tuvo una hemorragia hepática que se visualizó y corrigió rápidamente. La presencia de esta complicación no fue estadísticamente relevante y no cambió la duración de la estancia hospitalaria entre los grupos.

Este estudio demostró que el dispositivo desarrollado para biopsia hepática videoasistida tuvo un mejor procedimiento y tiempo de biopsia promedio, además de seguridad y bajo riesgo de sangrado y fuga de bilis en comparación con las técnicas estándar de biopsia videolaparoscópica.

Estudios anteriores han demostrado que no existe una correlación directa entre el sangrado posterior a la biopsia y el tiempo de coagulación cuando la biopsia de hígado se realizó bajo visualización directa mediante laparoscopia [17]. A partir de entonces surgieron varias directrices que permitían realizar una biopsia hepática en pacientes con un INR ≤ 2,0 y un recuento de plaquetas ≥ 25.000 µl [17, 18]. El INR fue uno de los parámetros utilizados para definir clínicamente la población de este estudio, ya que todos los pacientes con un INR > 1,8 fueron excluidos de ese estudio.

Es importante recordar que en pacientes que reciben tratamiento anticoagulante, como aspirina, la biopsia percutánea sólo debe realizarse al menos cinco días después de la retirada del fármaco [19, 20]. Esto puede retrasar el diagnóstico y empeorar el pronóstico en pacientes que padecen insuficiencia hepática. En este contexto, la laparoscopia se ha considerado segura en una serie de casos, en pacientes con o sin coagulopatía. Sin embargo, todavía hay pocos datos sobre la seguridad y utilidad de la laparoscopia en pacientes con insuficiencia hepática aguda [21, 22]. Sin embargo, la hemorragia después de la biopsia videoasistida a menudo se identifica inmediatamente después del procedimiento, lo que lo hace más seguro y de intervención inmediata [23].

En el presente estudio, un paciente del grupo de control tuvo hemorragia de la cápsula hepática (n = 1; 5,6%). Fue visualizado y controlado rápidamente, sin dañar la función hepática del paciente. En cuanto al trastorno de la coagulación, sólo un paciente tuvo un INR entre 1,3 y 1,7 (n = 1; 5,6%). Ninguna de estas características mostró ninguna diferencia estadística ni provocó daños en la muestra de biopsia.

Como el control del sangrado es uno de los factores más importantes al realizar cirugías hepáticas, el presente estudio brinda una alternativa para una hemostasia hepática más rápida y menos invasiva. El modelo quirúrgico demostrado en el grupo experimental muestra el uso de Jelco® número 14 como portal para el paso de la aguja de biopsia. Se realiza una biopsia del fragmento de parénquima hepático y luego se mantiene la aguja en contacto con el sitio de la biopsia y luego se realiza la cauterización del tejido tocando la aguja con el bisturí eléctrico monopolar (no hay transmisión a la piel, tejido subcutáneo o músculo como el catéter de poliuretano Jelco® es aislante). Con este método se obtienen dos ventajas principales: (1) no requiere otro portal para realizar la hemostasia; (2) el hecho de que la coagulación del parénquima se realice con la propia aguja reduce el tiempo de realización del procedimiento. Estos datos fueron confirmados midiendo el tiempo de hemostasia, que fue significativamente más corto en el grupo experimental en comparación con el grupo control (p = 0,003).

Otro aspecto importante de la biopsia hepática es el tamaño de la muestra de la biopsia y la excesiva posibilidad de fragmentación del parénquima hepático biopsiado en trozos pequeños [24]. En caso de muestras insatisfactorias después de 3 o más intentos consecutivos de biopsia satisfactoria, es prudente repetir la biopsia en otro momento utilizando una aguja tipo “Trucut” [24, 25]. Y como el aumento del número de punciones aumenta el riesgo de complicaciones, es más prudente realizar una nueva punción guiada por examen de imagen o por videocirugía [24, 25]. La mayoría de los patólogos consideran satisfactoria una muestra de tejido de 1,5 a 2,0 cm de longitud extraída con una aguja de 16G, que estadísticamente contiene al menos 05 espacios portales [24,25,26]. La gran ventaja de utilizar una aguja “Trucut” es que su activación seguida del disparo ya permite una entrada de 2,0 cm en el parénquima, evitando muestras fragmentadas o insuficientes. Como todos los pacientes del grupo de estudio experimental fueron sometidos a una biopsia hepática con una aguja Trucut 16G (la misma aguja de elección para la biopsia percutánea), la calidad de la muestra de la biopsia fue adecuada en todas las muestras de ambos grupos (100,0%) y no No hubo diferencia estadísticamente significativa en relación al grupo control. Las muestras midieron 2,0 cm y contenían más de 05 espacios portales en ambos grupos, lo que permitió el diagnóstico histológico de la enfermedad de base.

Cuando se compararon el tiempo total del procedimiento quirúrgico, el tiempo de la biopsia y el tiempo de coagulación del parénquima hepático, todos los hallazgos fueron significativamente menores en el grupo experimental que en el grupo control (p = 0,003; p = 0,002 y p = 0,003, respectivamente). indicando el uso adecuado del dispositivo como instrumento de biopsia hepática, seguido de una hemostasia satisfactoria del área biopsiada y un tiempo operatorio más corto.

Este estudio tiene algunas limitaciones. En primer lugar, el tamaño de la muestra final presentó un poder estadístico inferior al inicialmente esperado, recalculado con el mismo método al 70%. A pesar de no ser un poder ideal, este hecho contribuiría a no encontrar diferencias estadísticamente significativas que puedan existir en la realidad (error tipo 2), por lo que entendemos que las diferencias encontradas en la muestra se pueden interpretar con confianza. Además, en el presente estudio no se evaluaron los cambios bioquímicos de laboratorio.

Al constituir una opción para el procedimiento de biopsia hepática sin el uso de incisiones, el dispositivo cumple con las características seguras y efectivas de los instrumentos quirúrgicos mínimamente invasivos y puede usarse para este propósito. La mayor utilidad del procedimiento indicado en el estudio es para pacientes que tienen contraindicación para realizar biopsia hepática percutánea (ascitis, obesidad, trombocitopenia, discrasia sanguínea, hipertensión portal). Esto refleja el potencial del dispositivo para la realización de minilaparoscopia, y estudios futuros pueden respaldar su uso en otros procedimientos, como la biopsia renal y ovárica y en casos de carcinomatosis peritoneal.

Los conjuntos de datos utilizados y/o analizados durante el presente estudio están disponibles del autor correspondiente previa solicitud razonable.

Setiawan VW, Stram DO, Porcel J, Lu SC, Le Marchand L, Noureddin M. Prevalencia de enfermedad hepática crónica y cirrosis por causa subyacente en grupos étnicos poco estudiados: la cohorte multiétnica. Hepatología. 2016;64(6):1969–77.

Artículo PubMed Google Scholar

Sahara K, Paredes AZ, Tsilimigras DI, Hyer JM, Merath K, Wu L, et al. Impacto de la cirrosis hepática en los resultados perioperatorios entre pacientes ancianos sometidos a hepatectomía: el efecto de la cirugía mínimamente invasiva. J Gastrointest Surg. 2019;23(12):2346–53.

Artículo PubMed Google Scholar

Dufour DR, Lott JA, Nolte FS, Gretch DR, Koff RS, Seeff LB. Diagnóstico y seguimiento del daño hepático I Características de realización de las pruebas de laboratorio. Clínica Química. 2000;46(12):2027–49.

Artículo CAS PubMed Google Scholar

Zinner M. Cirugía abdominal. Ciudad de Nueva York: McGraw Hill Professional; 2012.

Yo CJ. Cirugía del tracto alimentario de Shackelford. Libro electrónico: Ciencias de la salud de Elsevier; 2017.

Google Académico

Liu A, Galoosian A, Kaswala D, Li AA, Gadiparthi C, Cholankeril G, et al. Enfermedad del hígado graso no alcohólico: epidemiología, tendencias y resultados del trasplante de hígado y riesgo de enfermedad recurrente en el injerto. J Clin Transl Hepatol. 2018;6(4):420.

PubMed PubMed Central Google Académico

Menghini G. Biopsia del hígado con aguja de un segundo. Gastroenterología. 1958;35:190–9.

Artículo CAS PubMed Google Scholar

Czaja AJ, Carpintero HA. Optimización del diagnóstico a partir de la biopsia hepática médica. Clin Gastroenterol Hepatol. 2007;5(8):898–907.

Artículo PubMed Google Scholar

Filingeri V, Sforza D, Tisone G. Complicaciones y factores de riesgo de una gran serie de biopsias hepáticas percutáneas en pacientes con trasplante de hígado o enfermedad hepática. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2015;19(9):1621–9.

CAS PubMed Google Académico

Seeff LB, Everson GT, Morgan TR, Curto TM, Lee WM, Ghany MG, et al. Tasa de complicaciones de las biopsias hepáticas percutáneas entre personas con enfermedad hepática crónica avanzada en el ensayo HALT-C. Clin Gastroenterol Hepatol. 2010;8(10):877–83.

Artículo PubMed PubMed Central Google Scholar

Rockey D, Caldwell S, Goodman Z, Nelson R, Smith A. Liver AAftSo. D. Biopsia de hígado. Hepatología. 2009;49:1017–44.

Artículo PubMed Google Scholar

Steele K, Schweitzer MA, Lyn-Sue J, Kantsevoy SV. Peritoneoscopia transgástrica flexible y biopsia hepática: un estudio de viabilidad en seres humanos (con videos). Gastrointest Endosc. 2008;68(1):61–6.

Artículo PubMed Google Scholar

Eisenberg E, Konopniki M, Veitsman E, Kramskay R, Gaitini D, Baruch Y. Prevalencia y características del dolor inducido por biopsia hepática percutánea. Analgésico anestésico. 2003;96(5):1392–6.

Artículo CAS PubMed Google Scholar

Phillips LD. Manual de terapia intravenosa: Artmed. 2001.

Google Académico

Nicolao C, Paczkoski RF, Ellensohn L. La historia de la venopunción: la evolución de los catéteres periféricos con aguja a lo largo del tiempo. Rev Conocimiento en línea. 2013;1:1–11.

Likert R. Nuevos patrones de gestión. 1961.

Google Académico

Kitchin D, Del Rio A, Woods M, Ludeman L, Hinshaw J. Biopsia hepática percutánea y pautas de coagulación revisadas: una experiencia de 9 años. Abdom Radiol (Nueva York) 2018; 43: 1494–501. PUBLICADO.

Artículo PubMed Google Scholar

O'Connor SD, Taylor AJ, Williams EC, Winter TC. Actualización de conceptos de coagulación. Soy J Roentgenol. 2009;193(6):1656–64.

Artículo de Google Scholar

Burger W, Chemnitius JM, Kneissl G, Rücker G. Aspirina en dosis bajas para la prevención cardiovascular secundaria: riesgos cardiovasculares después de su retirada perioperatoria versus riesgos de hemorragia con su continuación: revisión y metanálisis. J Interno Med. 2005;257(5):399–414.

Artículo CAS PubMed Google Scholar

Yoon YI, Kim KH, Kang SH, Kim WJ, Shin MH, Lee SK y otros. Hepatectomía derecha laparoscópica pura versus abierta para el carcinoma hepatocelular en pacientes con cirrosis. Ann Surg. 2017;265(5):856–63.

Artículo PubMed Google Scholar

Hoffman A, Rahman F, Prengel S, Schuchmann M, Gotz M, Moehler M, et al. Minilaparoscopia en la unidad de endoscopia: seguridad y resultados en más de mil pacientes. Mundo J Gastrointest Endosc. 2011;3(1):6.

Artículo PubMed PubMed Central Google Scholar

Dechêne A, Sowa JP, Schlattjan M, Wree A, Blomeyer S, Best J, et al. La biopsia hepática guiada por minilaparoscopia aumenta la precisión del diagnóstico en la insuficiencia hepática aguda. Digestión. 2014;90(4):240–7.

Artículo PubMed Google Scholar

Huang JY, Lu Q, Liu JB. Rotura hepática tardía post biopsia hepática percutánea guiada por ecografía: reporte de un caso. Medicamento. 2018;97(9):e9955.

Artículo PubMed PubMed Central Google Scholar

Filingeri V, Francioso S, Sforza D, Santopaolo F, Oddi F, Tisone G. Un análisis retrospectivo de 1.011 biopsias hepáticas percutáneas realizadas en pacientes con trasplante de hígado o enfermedad hepática: ¿la ecografía puede reducir las complicaciones? Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2016;20(17):3609–17.

Aa B. Sheth Sg Fau-Chopra S, Chopra S. Biopsia de hígado N Engl J Med. 2001;344(7):495–500.

Google Académico

Scheuer PJ. El tamaño de la biopsia hepática es importante en la hepatitis crónica: cuanto más grande, mejor. Biblioteca en línea de Wiley. 2003.

Google Académico

Descargar referencias

A todos los participantes del estudio.

Ninguno para informar.

Centro Universitario Unichristus. Fortaleza, Fortaleza, CE, Brasil

Alexandra Mano Almeida, Paulo Goberlânio de Barros Silva, Luís Pires de Melo Filho & Gleydson César de Oliveira Borges

Departamento de Salud Global y Población, Escuela de Salud Pública TH Chan de Harvard, Boston, MA, EE. UU.

Hermano Alexandre Lima Rocha

Departamento de Salud Comunitaria, Universidad Federal de Ceará, Fortaleza, CE, Brasil

Hermano Alexandre Lima Rocha y David Augusto Batista Sá Araújo

También puedes buscar este autor en PubMed Google Scholar.

También puedes buscar este autor en PubMed Google Scholar.

También puedes buscar este autor en PubMed Google Scholar.

También puedes buscar este autor en PubMed Google Scholar.

También puedes buscar este autor en PubMed Google Scholar.

También puedes buscar este autor en PubMed Google Scholar.

Las contribuciones de los autores fueron las siguientes: AMA, HALR, DABSA, PGBS, LPMF y GCOB han realizado contribuciones sustanciales a la concepción y el diseño y a la revisión crítica del manuscrito en busca de contenido intelectual relevante. Todos los autores aprobaron el manuscrito final tal como fue presentado y aceptan ser responsables de todos los aspectos del trabajo.

Correspondence to Hermano Alexandre Lima Rocha.

Todos los pacientes que aceptaron participar en el estudio firmaron el Formulario de Consentimiento Libre e Informado y fueron previamente informados sobre las condiciones y objetivos del estudio. Todos ellos fueron libres de retirarse del estudio en cualquier momento, sin que ello suponga ningún tipo de daño para su integridad física o emocional. La Comisión Nacional de Ética en Investigación de Brasil (CONEPE), de acuerdo con las atribuciones definidas en la Resolución CNS número 466 de 2012 y la Norma Operativa CNS número 001 de 2013, aprobó el proyecto de investigación bajo el dictamen número 3.515.278 y CAAE—01152918.9.0000.5049. Los autores confirman que todos los métodos se llevaron a cabo de acuerdo con las directrices y regulaciones pertinentes. Se registró con el número de prueba RBR-4n6rqyj el 02/02/2023.

No aplica.

Los autores declaran no tener conflictos de intereses.

Springer Nature se mantiene neutral con respecto a reclamos jurisdiccionales en mapas publicados y afiliaciones institucionales.

Acceso Abierto Este artículo está bajo una Licencia Internacional Creative Commons Attribution 4.0, que permite el uso, compartir, adaptación, distribución y reproducción en cualquier medio o formato, siempre y cuando se dé el crédito apropiado a los autores originales y a la fuente. proporcione un enlace a la licencia Creative Commons e indique si se realizaron cambios. Las imágenes u otro material de terceros en este artículo están incluidos en la licencia Creative Commons del artículo, a menos que se indique lo contrario en una línea de crédito al material. Si el material no está incluido en la licencia Creative Commons del artículo y su uso previsto no está permitido por la normativa legal o excede el uso permitido, deberá obtener permiso directamente del titular de los derechos de autor. Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by/4.0/. La exención de dedicación de dominio público de Creative Commons (http://creativecommons.org/publicdomain/zero/1.0/) se aplica a los datos disponibles en este artículo, a menos que se indique lo contrario en una línea de crédito a los datos.

Reimpresiones y permisos

Almeida, AM, Rocha, HAL, Araújo, DABS et al. Desarrollo y validación de una técnica de biopsia hepática videoasistida mediante un dispositivo mínimamente invasivo. BMC Gastroenterol 23, 120 (2023). https://doi.org/10.1186/s12876-023-02740-4

Descargar cita

Recibido: 05 de mayo de 2022

Aceptado: 22 de marzo de 2023

Publicado: 11 de abril de 2023

DOI: https://doi.org/10.1186/s12876-023-02740-4

Cualquier persona con la que comparta el siguiente enlace podrá leer este contenido:

Lo sentimos, actualmente no hay un enlace para compartir disponible para este artículo.

Proporcionado por la iniciativa de intercambio de contenidos Springer Nature SharedIt